Image Map
«Vienen tiempos buenos para Guerrero»: Héctor Astudillo | Libertad Guerrero Noticias | Periodismo independiente

«Vienen tiempos buenos para Guerrero»: Héctor Astudillo



CHILPANCINGO ► Gobernabilidad, seguridad, buen gobierno, desarrollo económico y desarrollo social, son cinco ejes de trabajo que han sido pilares para recuperar, reordenar y redefinir el rumbo de Guerrero en los primeros 100 días de gobierno de Héctor Astudillo Flores.

En un evento celebrado en la Sala de la República de Casa Guerrero, el Jefe del Ejecutivo estatal destacó los avances logrados en los primeros tres meses de gestión que inició con problemas financieros, sociales y una creciente inseguridad, crisis al borde del caos producto de la desatención generada por administraciones anteriores.

Astudillo Flores lanzó un mensaje esperanzador: «vienen tiempos buenos para Guerrero». Sustentó ello en el apoyo de la federación para enfrentar la inseguridad y atender las necesidades sociales; la reactivación de la inversión en obra pública y la recuperación plena de la actividad turística.

Todo ello redundará en la construcción de puentes, carreteras, vivienda; mayor generación de empleo, oportunidades para el sector empresarial y emprendedores; así como recuperar grandes eventos de convenciones que generan importante ocupación y derrama económica.

Héctor Astudillo Flores anunció 10 acciones de alto impacto en beneficio de todos los guerrerenses a través de programas, obras y acciones para transformar Guerrero, entre ellas, como principal objetivo, disminuir la violencia, generar desarrollo económico y atender la demanda social.

A continuación te presentamos el mensaje íntegro del gobernador.


PALABRAS DE HÉCTOR ASTUDILLO FLORES,
GOBERNADOR DEL ESTADO DE GUERRERO,
EN EL ACTO DE LOS PRIMEROS 100 DÍAS DE GOBIERNO

Chilpancingo, Guerrero, 4 de febrero de 2016.

Señoras y señores:

Muchas gracias a todos por aceptar la invitación a este acto que tiene el propósito de hacer un análisis serio y responsable, de lo que ha sucedido y lo que hemos hecho en estos 100 días en tierras guerrerenses.

Hoy se cumplen cien días del inicio de mi responsabilidad como gobernador.

Han sido días de un intenso trabajo por parte de quienes conformamos este gobierno, que está al servicio de la sociedad.

Cien días en los cuales nos hemos concentrado en identificar desafíos y llevar nuestros esfuerzos para transformar el entorno político, social y económico de Guerrero.

El día que tomé posesión de la gubernatura, me comprometí a trabajar con todos los ciudadanos para devolver el rumbo y la esperanza a Guerrero.

Me comprometí a luchar para recuperar la gobernabilidad, construir una mejor seguridad pública, asegurar un buen gobierno y generar condiciones propicias para el crecimiento económico y el desarrollo social.

Hoy, en este acto, quiero compartir con ustedes los primeros pasos que se han dado en el largo camino hacia la paz, la justicia y el desarrollo en Guerrero.

La primera acción fue realizar un diagnóstico detallado del estado. 

Quiero decirles, con total franqueza, que la situación en la que encontramos a Guerrero al arranque del gobierno superó cualquier pronóstico pesimista.

Encontramos…una administración completamente paralizada, con insuficiente capacidad para ejecutar programas o ejercer el gasto público.

Encontramos…las arcas del estado vacías, sin recursos para pagar sueldos y aguinaldos, y muy marcadamente con serios pendientes a los pensionados y jubilados de Guerrero.

Encontramos…un gobierno endeudado, con oficinas en condiciones indignas y personal desmoralizado y desmotivado.

Fuerzas de seguridad que no tenían los recursos humanos o materiales mínimos para hacer cumplir la ley y garantizar el orden.

Y tristemente, encontramos una sociedad sin esperanza, lastimada por la violencia, viviendo un profundo miedo y que, con justa razón, miraba con desconfianza y recelo a cualquier autoridad.

Corrupción. Impunidad. Abuso. Incompetencia…

Son palabras presentes en el ánimo social y que surgen en publicaciones y estudios frecuentes.

Ante este panorama tan abrumador ¿cómo decidir el camino?

Una opción, era sobre llevar los conflictos.

Otra: Observar que el tiempo acabara con las esperanzas y con las muy reducidas expectativas de la gente.

Esas eran las opciones más fáciles, los caminos más cortos.

Siempre pensé, que el primer paso era regresar a la normalidad, entendida por el sólo hecho de que el gobierno existiera, operara, resolviera y estuviera presente en cualquier región de Guerrero.

También, en otras palabras: menos conflictos, menos confrontaciones y menos bloqueos.

Decidimos pensar al mismo tiempo en mejorar las condiciones políticas; cito exactamente y lo preciso:

Mejores relaciones entre los tres poderes, entre las diputadas y los diputados con el gobernador, entre las magistradas y los magistrados con el gobernador….

Y estoy convencido, que en los primeros cien días, hay una mejor relación con los actores mencionados.

No hay barreras ni conflictos, puede, por supuesto, existir diferencias en el pensar, tener puntos de vista ideológicamente diferentes.

Permítanme compartir con ustedes, las acciones y avances más importantes que hemos alcanzado en estos primeros cien días de trabajo en cinco rubros clave:

1. Gobernabilidad
2. Seguridad
3. Buen gobierno
4. Desarrollo económico
5. Desarrollo social.


1. Gobernabilidad


La base para construir el progreso y el desarrollo es una sociedad ordenada y en paz.

Pero en el arranque de la administración, Guerrero no tenía ni paz ni orden.

Nuestro estado vivió las consecuencias de un manejo inadecuado de los conflictos y del reclamo social, que puso a la entidad en serio riesgo de ingobernabilidad.

Esto propició el constante bloqueo de carreteras, así como la toma y obstrucción de vialidades en ciudades como Chilpancingo y Acapulco.

Reiteradamente se cerraron y vandalizaron oficinas de gobierno, hubo daños a los edificios de los partidos políticos, del Congreso del Estado y tomas de ayuntamientos.

El reclamo de la sociedad al gobierno era patente. Los medios locales y nacionales criticaban la pasividad y la inacción de las autoridades.

Las empresas sufrieron pérdidas por los constantes actos de vandalización, a tal grado que cerraron algunas de sus plantas.

Los prestadores de servicios se sumaron al reclamo por la baja afluencia de visitantes que afectaba a miles de familias que viven del turismo.

Ante esta situación, en estos primeros 100 días logramos un cambio de rumbo con tres objetivos muy claros:

• Uno, fortalecer las capacidades institucionales del Gobierno del Estado.

• Dos, encauzar los problemas para fortalecer la gobernabilidad, atendiendo responsable y eficazmente los conflictos; y

• Tres, establecer las bases de nuevas relaciones con las organizaciones sociales, a fin de consolidar un Estado confiable y en paz.

Con ello, en estos primeros cien días hemos avanzado de manera positiva.

Hoy, el gobierno no elude su responsabilidad principal que es garantizar la gobernabilidad.

Al día de hoy, podemos decir categóricamente:

Hay gobierno…que ha tomado en sus manos la conducción en la búsqueda de la solución de los conflictos y que atiende las demandas sociales.

Se están reforzando instituciones clave para la vida del estado, con la designación del Fiscal General y del Magistrado Presidente del Tribunal Superior de Justicia.

También se integró la Comisión Estatal de Atención a Víctimas.

Estamos avanzando para que en este año entre en funcionamiento el Nuevo Sistema de Justicia Penal.

Éste permitirá el acceso a una justicia pronta y expedita, en la que se respete el debido proceso y se garantice la reparación del daño a las víctimas.

También, se han disminuido visiblemente los bloqueos a la Autopista del Sol. Esto ha sido clave para recuperar el turismo, a lo que me referiré más adelante.

La normalidad ha vuelto al funcionamiento del aparato gubernamental.

El Congreso del Estado, las instituciones del Poder Judicial y los ayuntamientos operan en la normalidad, y no existe ya ninguna instalación tomada.


2. Seguridad


El segundo tema al que me quiero referir es la seguridad.

La tarea fundamental de todo gobierno democrático es brindar seguridad pública y proteger la vida, integridad y patrimonio de las personas.

Lamentablemente, en Guerrero esa función primordial no se ha cumplido a cabalidad.

Hay que partir de una realidad muy clara:

Los problemas en materia de seguridad que enfrenta Guerrero están muy arraigados, añejos y complejos.

Y tienen un origen muy claro y que puede ser abordado con responsabilidad:

La violencia está ligada a los grupos delictivos que se dedican a la siembra y trasiego de amapola y mariguana. Y sin duda se relaciona también con el aumento en el consumo de la heroína en los Estados Unidos.

Por eso, las soluciones no serán sencillas.

Al arranque del gobierno, nos encontramos con instituciones de seguridad prácticamente inoperantes.

Basta citar un dato como ejemplo: la mitad de los recursos del Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública y del Subsidio para la Policía Acreditable para el año 2015 no se habían ejercido al finalizar el gobierno anterior.

Esto quiere decir que no existía la capacidad o la voluntad para ejercer recursos que estaban destinados a cuidar la seguridad de los guerrerenses.

No sorprende que, en esas condiciones, la policía estatal que recibimos fuera una institución sin recursos físicos, ni humanos a la altura del desafío de la seguridad en Guerrero.

Apenas se tenía un 40 por ciento de avance en el cumplimiento de metas de equipamiento y capacitación de los elementos de la policía estatal.

No existía un puesto de mando que verificara incidencias delictivas.

Se carecía de equipamiento tecnológico y logístico para realizar mapeo delincuencial, en zonas de alta incidencia delictiva.

Para mí… Guerrero tendrá futuro en la medida en que logremos reconstruir el tejido social y alcanzar la paz y la tranquilidad.

Por eso, quiero volver a expresar el profundo agradecimiento del pueblo de Guerrero al presidente de la República, Licenciado Enrique Peña Nieto por su apoyo y respaldo.

Al gabinete de seguridad que encabeza el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, junto con los secretarios de la Defensa Nacional, General Salvador Cienfuegos Zepeda y de la Marina Armada de México, Almirante Vidal Francisco Soberón Sanz.

Igualmente, a la Procuradora General de la República, Mtra. Arely Gómez González, al director del CISEN, Maestro Eugenio Ímaz, al Comisionado Nacional de Seguridad pública, Lic. Renato Sales Heredia y al director de la Policía Federal, Enrique Francisco Galindo Ceballos.

Con quienes iniciamos una reforzada estrategia de combate a la criminalidad en el estado y relanzado una mejor relación con la Federación en materia de seguridad y justicia.

Hoy, los funcionarios federales del gabinete de Seguridad Pública han mantenido una comunicación permanente y de coordinación.

Instruí a mi gabinete a realizar un diagnóstico institucional del capital humano, recursos materiales y financieros de las áreas de seguridad.

También solicité a los funcionarios encargados de las mismas a que redoblen esfuerzos para capacitar y depurar los cuerpos policiales del estado.

Nuestra meta es clara: vamos a realizar una reingeniería institucional a fondo de la seguridad en Guerrero.

Por lo que, se están llevando a cabo tareas para profesionalizar a la policía, fortaleciendo el régimen disciplinario y equipando mejor a la Fuerza Estatal.

Anuncio que en los próximos días iniciaremos un proceso para convocar, seleccionar, admitir y contratar a 3 mil nuevos elementos de la Policía Estatal. 

Quiero destacar dos posiciones sobre el tema de seguridad:

Estamos poniendo todo de nuestra parte para lograr la mayor coordinación interinstitucional posible, a fin de recuperar la seguridad de Guerrero.

De la misma manera, apoyamos la iniciativa de la Conferencia Nacional de Gobernadores de establecer una Policía Estatal Única.

Estamos convencidos que una policía unificada, profesional, certificada y blindada de la complicidad nos permitirá avanzar más rápidamente.

En materia de seguridad es imposible cantar victorias y celebrar cifras positivas.

Cualquier avance tiene que mantenerse en el tiempo para impactar positivamente en la percepción de la gente.

A cien días de iniciado mi mandato, podemos afirmar lo siguiente:

Hay un gobierno que está completamente consciente de su responsabilidad en materia de seguridad y que actúa en consecuencia.

Hay una política de seguridad pública basada en la corresponsabilidad, el gobierno estatal sabe bien la tarea que debe realizar para profesionalizar sus fuerzas del orden.

Y tenemos claro que lograr la seguridad en Guerrero no es sólo asunto de patrullas y policías. La seguridad exige condiciones dignas de vida y oportunidades de progreso para nuestra gente.  El desarrollo social está ligado ampliamente a reforzar la seguridad pública.


3. Buen gobierno


Señoras y Señores:

Un buen gobierno hace un adecuado uso de los recursos públicos porque sabe que cada peso del erario le pertenece al pueblo.

Un buen gobierno reflexiona en el pasado para construir el futuro. Por eso gasta poco e invierte mucho.

Hay dos frentes en los que concentramos nuestra atención en estos cien días, debido a la urgencia de la misma:

El primero son las finanzas públicas.

Como lo hice del conocimiento de los guerrerenses en su momento, recibí un estado prácticamente en quiebra, con un déficit histórico mayor a los 18 mil 400 millones de pesos.

Además, encontramos una profunda crisis financiera en el Instituto de Seguridad Social de los Servidores Públicos del Estado de Guerrero.

Son muchos los millones de pesos que se necesitan en lo inmediato, para darle solución a las obligaciones laborales.

Adicionalmente, el estado enfrenta laudos en su contra por más de mil 600 millones de pesos, así como pagos pendientes a proveedores y prestadores de bienes y servicios por 2 mil 500 millones de pesos.

Ante esta situación de verdadera emergencia, tomamos acciones decididas.

Lo primero, fue recuperar la confianza institucional con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

El apoyo firme del Presidente Enrique Peña Nieto y del Secretario de Hacienda, Luis Videgaray, nos permitió recibir mil 210 millones de pesos de apoyo extraordinario y 600 millones de anticipos.

Con esto, fue posible terminar el ejercicio fiscal 2015 cumpliendo con el pago de nómina y prestaciones de fin de año sin contratiempos en el Gobierno del Estado, órganos autónomos y varios ayuntamientos.

También logramos una recuperación de Fondos Federales por más de mil 200 millones de pesos.

Esto nos permitió reactivar proyectos de obra pública que estaban prácticamente cancelados.

Con el apoyo responsable del Congreso del Estado, se entregó y aprobó el Presupuesto de Egresos y la Política Fiscal 2016.

No se crearon nuevos impuestos ni se aumentaron los existentes. Se otorgaron incentivos económicos en el Pago de Tenencia Vehicular. Y se comenzó con la aplicación de Estímulos Fiscales a empresas que generan empleo, contratan a más mujeres, jóvenes y adultos mayores.

El otro pilar de un buen gobierno es la transparencia y la rendición de cuentas.

La sociedad guerrerense demanda resultados concretos, porque sabe que el principal obstáculo para el desarrollo es la corrupción.

Si se analiza la raíz de cada problema, encontraremos la corrupción.

La pobreza y la desigualdad se explican por la corrupción que ha permitido desviar recursos, los cuales deberían aplicarse en programas sociales que beneficien a los que menos tienen.

Los datos son preocupantes:

De acuerdo con el INEGI, Guerrero ocupa el deshonroso primer lugar a nivel nacional en corrupción respecto al manejo de recursos, servicios públicos y trámites.

9 de cada 10 guerrerenses piensa que la corrupción en la entidad es muy frecuente.

Y sólo 3 de cada 10 habitantes confía en las instituciones locales.

Por eso, como lo dije el día de mi toma de posesión, estoy decidido a enfrentar este grave problema con acciones concretas, tangibles y medibles.

En los próximos días estaremos anunciando un paquete de acciones destinadas no sólo para combatir la corrupción.

Se trata de un conjunto de medidas destinadas a promover la ética, la integridad, la honestidad y el sentido de responsabilidad social en el servicio público.


4. Desarrollo Económico


Como lo he señalado, el desarrollo económico es una condición indispensable para que Guerrero recupere la tranquilidad y la paz.

Por eso, en estos 100 días nos hemos dedicado a la tarea de generar las condiciones que exige la inversión privada para crecer y multiplicarse en nuestro estado.

Esta no ha sido una tarea fácil.

Hemos tenido que enfrentar la falta de recursos financieros para detonar el progreso del estado a través de políticas públicas eficaces.

Aun así, hay tres señales que nos permiten ver este año con mejores perspectivas.

La primera señal, sin duda, es el apoyo de la Federación.

El compromiso del Presidente Enrique Peña Nieto, con el estado ha sido fundamental para que en estos cien días se hayan logrado importantes avances.

La Federación puso en marcha, como recordarán, el Plan Nuevo Guerrero, con el que se ayudó mucho a Guerrero y a los guerrerenses.

El Plan Nuevo Guerrero le dio un fuerte impulso a la construcción de puentes, a la reparación y mejora de las carreteras del estado, así como a muchas obras de infraestructura social, vivienda, educación y salud.

Ahora, con la firma del Acuerdo por un Guerrero Incluyente y Próspero se promoverá la inversión más grande en la  historia del estado, generará más empleo y mayor movimiento económico.

El apoyo del Presidente Peña Nieto permitió poner a Guerrero nuevamente de pie con inversiones federales históricas por más de 40 mil millones de pesos.

La segunda señal de reactivación económica es la recuperación de la industria turística.

Gracias al apoyo de la federación, y a los esfuerzos en materia de gobernabilidad y de seguridad, el turismo en Guerrero está en franca recuperación.

En estos 100 días de gobierno se lograron establecer condiciones para que los visitantes nacionales y extranjeros vengan a disfrutar la belleza de nuestro estado.

Lo que nos permitió tener una de las temporadas turísticas de invierno más exitosas de los últimos 12 años. En diciembre, los destinos de Acapulco, Ixtapa-Zihuatanejo y Taxco alcanzaron una ocupación hotelera del 97%.

Quiero anunciarles, por otra parte, que luego de muchas conversaciones y acuerdos alcanzados, el Abierto Mexicano de Tenis… se queda en Acapulco.

Así también, vamos a recuperar eventos como: el Festival Acapulco, el Campeonato Mundial de Clavados, el Torneo de Golf “Lorena Ochoa en Ixtapa” y los conciertos en las Grutas de Cacahuamilpa, entre muchos otros.

Les informo, que en los próximos días se llevará a cabo en Acapulco, la Convención Nacional Bancaria.

Hay un dato que resulta alentador: hay una franca recuperación en el segmento de cruceros.

En 2016, llegarán 18 y se confirman 33 para la siguiente temporada.

Y con la remodelación del muelle de Zihuatanejo, estamos apostando a que lleguen más cruceros para Guerrero.

Buscaremos más vuelos directos. Ya se ha logrado un vuelo adicional de Houston a Acapulco, y dos nuevos vuelos con las rutas Chicago-Zihuatanejo y México-Zihuatanejo.

En estos 100 días de mi gobierno, recibimos en Guerrero más de 2 millones de turistas, con una derrama económica mayor a los 5 mil millones de pesos.

Sin duda, tenemos que seguir trabajando para que nuestro estado recupere este ritmo de manera sostenida.

Y la tercera señal… es que vienen tiempos buenos para Guerrero en lo económico, con la reactivación de la inversión en obra pública.

Cuando llegamos al gobierno, sólo se había ejercido el 40 por ciento del presupuesto para obra pública.

No se había gestionado la transferencia de recursos de la federación al Estado de fondos de infraestructura muy importantes.

Se encontraron obras abandonadas y proyectos inconclusos como el Acabús, que tenían que reactivarse o se perderían los recursos asignados por Banobras.

Recuperamos más de 900 millones de pesos en transferencias federales para proyectos de obra pública.

Un ejemplo de respuesta fue que logramos, trabajando las 24 horas del día, rehabilitar por completo el muelle de Zihuatanejo en tiempo récord.

Así también, se rehabilitó la escénica de Acapulco y se entregó el circuito vial de Puerto Marqués.

Quiero destacar que se firmó el convenio con la Federación para crear una Zona Económica Especial en nuestro estado, lo es una señal muy alentadora para el futuro.


5. Desarrollo social


Tengo muy claro que la mejor política de desarrollo social a largo plazo es la generación de opciones de progreso y bienestar para la gente: inversión y empleo.

Sin embargo, nuestro estado arrastra condiciones ancestrales de pobreza y desigualdad que deben atenderse.

Es inaceptable que haya dos Guerreros: el de las zonas turísticas exclusivas y el de la Sierra y la Montaña dónde están los municipios con el más bajo índice de desarrollo humano en el país.

En estos primeros cien días nos hemos dado a la tarea de reordenar las áreas encargadas de la política social.

Nos hemos enfocado en la reestructuración de las reglas de operación de los programas sociales y en la recuperación del orden administrativo.

Esto último es muy importante, pues nos permitió cumplir con los pagos del Programa de Apoyo a más de 2,500 adultos mayores y con la entrega de becas a más de 8 mil estudiantes de todos los niveles.

En 100 días ejercimos casi 30 millones de pesos de manera transparente y ordenada en diversos programas y acciones.

También, se reanudó la atención a víctimas de violencia en todo el estado.

Hoy, escuchamos y atendemos las exigencias y reclamos de los grupos y organizaciones sociales, manteniendo un clima de diálogo y respeto.

El Acuerdo por un Guerrero Próspero e Incluyente, impulsado por el Presidente Enrique Peña Nieto nos permitirá detonar los proyectos productivos y atender zonas de alta marginación.

El trabajo del DIF Guerrero nos inspira para seguir adelante. Gracias a mi esposa Merce por su entusiasmo.


Señoras y señores:


¿Qué sigue para Guerrero?

Si tuviera que resumir estos primeros cien días de gobierno en tres palabras, estas serían: Recuperar, reordenar y redefinir.

Recuperar la gobernabilidad.

Recuperar el sentido de responsabilidad de parte de las autoridades estatales en la tarea de hacer valer la ley y garantizar la justicia y el orden.

Recuperar el sentido de gobierno y autoridad no sólo en temas de seguridad, sino también de la visión de desarrollo integral del estado.

Reordenar a todo el gobierno, especialmente las finanzas públicas y la capacidad de implementación de planes y programas.

Y, desde luego, redefinir.

Redefinir programas públicos para canalizar cada peso ahí a donde realmente más se necesita.

Redefinir metas y objetivos para sacar al estado de la parálisis y volver a ponerlo en el camino del crecimiento.

Recuperación. Reordenamiento. Redefinición.

Esas son las tres premisas con las que hemos trabajado estos cien días.

Sin embargo, no es nuestro propósito caer en falsos triunfalismos.

Al contrario, en estos cien días lo que hemos hecho es tratar de tener una mayor claridad en la magnitud de los retos.


Vamos a seguir trabajando en estas áreas prioritarias:


o Día a día consolidaremos y defenderemos la gobernabilidad que hemos vuelto a alcanzar.

o Nuestra apuesta es con el dialogo y con la ley. Esas serán premisas para mantener la paz en Guerrero: Diálogo y Ley.

o La prioridad es la recuperación de la seguridad, el respeto a los derechos humanos y la justicia.

o Cumpliremos, en tiempo y forma, el plazo constitucional para que el nuevo sistema de justicia penal entre en vigor en junio de este año.

o Haremos lo necesario para lograr mayores recursos que nos permitan apoyar al campo, al turismo, a la industria y a todos los sectores productivos.


Amigas, amigos:

Propongo, y hago público 10 acciones próximas:

1. Vamos a instalar el Instituto Estatal del Emprendedor.

2. Vamos a apoyar con 65 millones de pesos al Instituto de Seguridad Social de los Servidores Públicos del Estado de Guerrero.

3. En mayo deberá operar el Acabús.

4. La obra del Macrotunel que opera con normalidad debe seguir hasta su culminación.

5. Lanzaremos la convocatoria para contratar a 3 mil nuevos policías estatales.

6. En los próximos días lanzaremos el Programa Estatal de Ética, Transparencia y Combate a la Corrupción.

7. El próximo 6 de junio entrará en operación el Nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio.

8. En los próximos meses operaremos el programa de obra pública para todo el estado de más de 8 mil millones de pesos.

Cada municipio sabe lo que vamos a hacer en escuelas, caminos, agua potable y alcantarillado.

9. En primeros días del mes de marzo, presentaremos el Plan Estatal de Desarrollo 2015-2021.

10. Para el campo cumpliremos a cabalidad con nuestro compromiso: fertilizante gratis.


Señoras y señores:

Guerrero tiene Gobierno.

Los tres poderes funcionan.

Los ayuntamientos actúan con normalidad.

Guerrero está de pie.

Guerrero está firme.

Guerrero merece salir adelante.

En 100 días, hay gobernabilidad.

En 100 días, tenemos claro que nuestro reto es la violencia que tenemos que disminuir.

Entre todos, y todas, tenemos que transformar Guerrero.

El país nos mira, nos observa.

Los mexicanos y los guerrerenses queremos un Guerrero que salga de su atraso, y que salga de la violencia.

Ahí está en reto.

Convoco a cerrar filas para salir adelante.

¡Que viva Guerrero!

Muchas gracias
  
Síguenos: Facebook | Twitter

Por Staff de Redacción
Febrero/04/2016
www.libertadguerrero.net
Comparte en Google Plus

Sitio creado por Fracalo

Libertad Guerrero Noticias, periódico online editado desde el puerto de Acapulco, Guerrero, México, bajo la dirección del periodista Francisco Cárdenas López (Fracalo).

Contacto: info@libertadguerrero.net

    Comenta en Blogger
    Comenta en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, ingresa tu correo electrónico para poder contactarte posteriormente... Gracias por visitarnos.