Tigres y Monterrey empatan en la Final de Ida | Libertad Guerrero Noticias

Tigres y Monterrey empatan en la Final de Ida


❍ En los primeros 90 minutos del Clásico Regio, los equipos mantuvieron la igualada con las anotaciones de Nico Sánchez y Enner Valencia


MONTERREY  La carne asada regresó al congelador después del empate 1-1 entre Tigres vs Monterrey, correspondiente a la ida de la Gran Final Regia. El acordeón chirriaba hielo escarchado, y el calor abrasador de la Sultana del Norte fue un mito. La primera parte del Clásico Regio, sí, tuvo futbol, y los goles de Sánchez y Valencia, pero la sopa quedó fría. El domingo aguarda el plato fuerte.

El humo del recibimiento 'a la argentina', una explosión de humo amarillo y auriazul y brillantina azul platino, apenas se había disipado cuando Pabón colgó desde el córner izquierdo, 'Nico' Sánchez la rozó a primer poste y Nahuel Guzmán, petrificado por el frío, dejó la puerta abierta de par en par. Entonces, Rayados se recostó. Encendió la fogata, se cubrió con la manta y se refugió en ella mientras solo asomaba las manos hacia el fuego. Los Tigres, empero, se lanzaron torso desnudo a un laberinto gélido, infinito, con hacha en mano y los jadeos ahogados por el frío; como Jack Torrance.

Vargas citó a Gignac con González en un giro que firmaría Pluschenko sobre el hielo, pero al francés el gol le pareció demasiado sencillo; lo difícil era trazar una comba violenta con firma a los "Libres y Lokos". Así es Gignac. La estética de la dificultad le es irrenunciable. Pero Valencia no perdonaría la osadía de Funes Mori, cuyas aptitudes ofensivas son inversamente proporcionales a su oficio defensivo. El ecuatoriano acarició dulcemente la pelota, le recitó cuento de Christensen, y a dormir. Panenka está orgulloso de la viralización de su locura. Funes Mori quiso enmendar el error, pero, a puerta abierta, solo desparramó el chocolate hirviente en su intento de avivar el fuego. Cuando el tiro de Vargas se convirtió en un copo de nieve, la lluvia se espesó, heló, y el partido entró en hibernación.

El humo era ahora las exhalaciones de las 40,000 personas congeladas en El Volcán. Cuando el frío se ve, decía Kapuscinski mientras rememoraba sus inviernos de infancia, era "el frío verdadero". Por ello, Rayados siguió refugiado, con Sanchez como única alma rebelde, y Avilés Hurtado, aterido. Precisamente, como Jack Torrance cuando el frío le venció en la cacería de su hijo. Los Tigres siguieron blandiendo el hacha, pero Hugo González, hombre de las nieves, soportó el cabezazo de Vargas y rezó para que misil de Dueñas sacudiera la nieve de su poste derecho. Y el frío se combate con fuego, y el partido se acercó a la hoguera. Vangioni hachó a Sosa y Ayala, a Funes Mori. Hasta la violencia fue a par. Los fuegos artificiales despidieron la velada siberiana y esta crónica a dedos púrpura y uñas dolientes. En el BBVA, el domingo, no sólo saldrá el sol.

Síguenos: Facebook | Twitter

Por Eduardo López | AS
Diciembre/07/2017
www.libertadguerrero.net
Comparte en Google Plus

Sitio creado por Fracalo

Libertad Guerrero Noticias, periódico online editado desde el puerto de Acapulco, Guerrero, México, bajo la dirección del periodista Francisco Cárdenas López (Fracalo).

Contacto: info@libertadguerrero.net

    Comenta en Blogger
    Comenta en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, ingresa tu correo electrónico para poder contactarte posteriormente... Gracias por visitarnos.