¿Por qué Ricardo Taja para la candidatura del PRI en Acapulco? | Libertad Guerrero Noticias

¿Por qué Ricardo Taja para la candidatura del PRI en Acapulco?


Frente a escenarios adversos para el tricolor, el actual diputado federal ha logrado importantes triunfos electorales


ACAPULCO Las razones por las que los priistas parecen haber llegado al consenso de que Ricardo Taja Ramírez sea su abanderado en la contienda por la presidencia de Acapulco, no son sino consecuencia de un esquema de depuración en el que los integrantes de la terna para lograr esa nominación fueron ocupando sus respectivos casilleros en base a las circunstancias y cruce de intereses.

Independientemente del volumen y peso de la cargada que cada uno de los precandidatos acumula, lo que se aprecia como el factor definitorio en la selección del candidato priista para Acapulco, es el reacomodo en automático de dos de los más fuertes aspirantes a la misma posición; Julieta Fernández Márquez y Ernesto Rodríguez Escalona.

Aunque los números no le son tan adversos, la diputada federal Julieta Fernández quedó al margen de la contienda por lógica política luego de que su esposo, el ex alcalde de Acapulco, Manuel Añorve Baños, fuera incluido en la lista confeccionada por el PRI nacional para senadores plurinominales. Es regla no escrita dentro del Revolucionario Institucional que las candidaturas deben alejarse del modelo monárquico de privilegiar a una misma familia en términos electorales.
El caso de Ernesto Rodríguez Escalona, Secretario de Turismo de Guerrero, obedece más a razones personales que de carácter político. Por motivos particulares que no requieren exponerse públicamente, Rodríguez Escalona rechazó en tres ocasiones entrar al debate por la candidatura, a pesar de que los ofrecimientos vinieron del círculo partidista donde se toman las decisiones clave para el priismo.

Otro de los aspirantes que llegaron a la recta final aunque no con el mismo peso de los antes mencionados, Fermín Alvarado Arroyo, se encontró con la probabilidad aritmética de que el PRI se enfrente el primer domingo de julio al frente integrado por PRD-MC-PAN, y precisamente Alvarado Arroyo perdió ya una elección municipal contra una alianza de perredistas y Movimiento Ciudadano.

De hecho, este juego de desplazamientos reflejó indicios hace apenas dos meses de que el propio Ricardo Taja veía reducidas posibilidades de lograr la candidatura, en base a que si la postulación se definiera por influencia de padrinazgo, él prácticamente quedaba descobijado, ya que cada uno de los tres personajes más influyentes del PRI en Guerrero; Héctor Astudillo, René Juárez Cisneros y Manuel Añorve Baños, contaba con su respectivo pupilo.

En este contexto, la nominación de José Antonio Meade terminó de modificar la estrategia tricolor y, como ocurre en cada elección presidencial, reubicó por inercia a los priistas en Guerrero.

Por lo pronto, el priismo local comenzó a operar sus células activistas de manera discreta por aquello de cuidar los tiempos legales electorales, pero en base a la necesidad de reconocer que participarán en una contienda inédita. Lo que la militancia del tricolor exige es candidatos competitivos y con perfil alejado de escándalos públicos y actos de corrupción.

Para el priismo, el hecho de que Ricardo Taja haya ganado la diputación local en 2012 contra la apabullante alianza PRD-PT-MC encabezada por Andrés Manuel López Obrador, y la diputación federal en 2015 cuando todos los pronósticos y encuestas que le otorgaban la derrota frente a un candidato experimentado y bien posicionado como Germán Farías, es una aceptable tarjeta de presentación en el proceso electoral del dos de julio.

Sin embargo, de asumir como candidato oficial Taja no la tiene fácil; frente a un escenario dominado por una percepción anti priista y un antipeñismo flotando en el aire, no nada más irá contra la alianza PRD-MC-PAN, sino también confrontará la expectativa del partido Morena y enfáticamente sus propuestas serán recibidas por un amplio sector ciudadano que mira con desconfianza a los políticos del color que sean.

En el fondo, el factor Taja requiere de una agenda con propuestas realistas y trabajo de campo sólido, pero sobre todo necesita construir delicados enlaces dentro de la nomenclatura priista local para desterrar sensaciones de ganadores y perdedores en la misma casa.

Al final de cuentas, si los priistas no entienden que deben caminar juntos, pueden irse despidiendo nuevamente del ayuntamiento de Acapulco.

Síguenos: Facebook | Twitter

Por Miguel Ángel Arrieta
Enero/25/2018
www.libertadguerrero.net
Comparte en Google Plus

Sitio creado por Fracalo

Libertad Guerrero Noticias, periódico online editado desde el puerto de Acapulco, Guerrero, México, bajo la dirección del periodista Francisco Cárdenas López (Fracalo).

Contacto: info@libertadguerrero.net

    Comenta en Blogger
    Comenta en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, ingresa tu correo electrónico para poder contactarte posteriormente... Gracias por visitarnos.